Últimas Noticias...

Para La Historia; Mi  Polémica Con El Doctor Ricardo J.  Alfaro (III)

 

 

Por Julio Yao*

Ha dicho también el doctor Alfaro que “por la urgencia que reviste una investigación que ha de repercutir profundamente en la vida nacional, un canje de notas era y es el instrumento apropiado para hacerlo efectivo’.”

En respuesta, sostuve que “un canje de notas no era ni es el instrumento adecuado para hacerlo efectivo.  Al menos, no para Panamá.  No es lógico creer que un tratado que regule tan vital materia no debe ser objeto de consideración y estudio en la Asamblea Nacional (Ibid.).”

Tal como sostuve en artículo reciente, manifesté que “respetuosamente, mi posición sostenía lo contrario:  el derecho de aprobación y ratificación es una conquista política del pueblo sobre el principio del orden divino de los reyes.  Ha debido precederse el Canje de Notas Eleta-Adair por una amplia y circunstanciada consulta ante la opinión pública, además de haber sido enviado a la Asamblea Nacional para someterlo al proceso de ratificación.

“La ratificación no es una formalidad de orden interno sino una condición intrínseca de validez.  De la misma manera que no hay consenso sobre el empleo de un canje de notas, tampoco hay un entendimiento  sobre cuales asumirán ‘forma solemne’ y cuales, ‘forma no solemne’.

“Tampoco entendemos por qué se ha celebrado ese compromiso en un canje de notas y se ha seguido el procedimiento de una diplomacia secreta que permite la divulgación del objeto del acuerdo después y no antes de su celebración (Julio  Yao, ‘Cómo conocí y polemicé con el Dr. Ricardo J. Alfaro (II)’, La Estrella de Panamá, 23 de septiembre de 2016)”.

“La terminología con que se expresa la cancillería de hoy no deja de reflejar una buena dosis de ingenuidad:  de la misma que hicieron gala los próceres de 1903.  Después de sesenta y cuatro años de amarga lucha por la soberanía, vuelve el Gobierno a escuchar cantos de sirena. Muy pronto se han olvidado de las parecidas alusiones que hacía el Departamento de Estado  en  1903 cuando se refería a la urgente necesidad de construir un canal interoceánico.  ¡qué poco hemos avanzado! (El Canal…, pág. 79).”

En mi intercambio con el doctor Alfaro publiqué nueve ensayos en  Panamá- América entre el 20  y el 28 de abril de 1967.  Al respecto, Jorge Turner escribió:  “Los tres ensayos del libro sobre canjes de notas es lo más completo que se ha escrito en Panamá al respecto….  Así lo aquilata Yao, entre otros, y escribe ‘El Canje de Notas Eleta-Adair’, refutación brillante a las tesis del doctor Alfaro (El Canal…  pág. 22).”

Al finalizar la polémica, “recibí una llamada sorpresa del doctor Alfaro.  Amablemente me confió:   ‘Julito, debo felicitarte  por tu brillante exposición.  Estoy de acuerdo contigo pero no puedo continuar porque como Asesor de la Cancillería no puedo apartarme de los lineamientos del gobierno’.”   Le dio la razón a Domingo H. Turner, quien, refiriéndose al doctor Alfaro, había dicho:  ‘Hasta el sol tiene manchas.’ (Julio  Yao, “Cómo conocí y polemicé…).”

Del doctor Alfaro esperaba un ataque más radical a la validez jurídica del tratado, mas no lo hizo.  DHT al menos intentó anularlo desde la Constitución Nacional, en 1963.   Sin embargo, me tocó exponer públicamente ante el embajador de EE.UU., Charles W. Adair, y el Cuerpo Diplomático, como presidente de la Asociación de Estudiantes de Diplomacia, en agosto de 1968, la nulidad absoluta del Tratado Hay-Bunau Varilla.

Como lo reconoce Jorge Turner en su prólogo a El Canal de Panamá, Calvario de un Pueblo, “Yao sostiene y prueba que en el llamado Tratado Hay-Bunau Varilla no se halla presente ninguna de las cuatro condiciones de validez de los acuerdos internacionales que prescribe el Derecho Internacional Público: 1) capacidad de las partes contratantes; 2) capacidad de los plenipotenciarios; 3) objeto lícito y posible; 4) libre consentimiento.” (El Canal…, págs. 26-27; Jorge Turner, “La precocidad de Julio Yao”, en Treinta Latinoamericanos en el Recuerdo, La Jornada Ediciones, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM,1998).

Mes y medio después de mi discurso ante el embajador de EE.UU. se dio el golpe militar del 11 de octubre de 1968.  Floyd Britton, Jorge Turner, Gilberto Velásquez y yo, entre otros, fuimos los primeros detenidos.  A Velásquez y a mí nos encerraron en la única celda de castigo con candado en toda la Modelo:  la celda No. 3.  ¡Dieciséis presos apretujados en una celda para cuatro dormimos en el suelo y colgados de la ventana y la puerta!  Estuve virtualmente en huelga de hambre durante tres meses y perdí la vista.  Solo nos permitieron salir diez minutos al día a los dieciséis reos. ¡Todo por la patria!

*Ex Asesor Personal del canciller Juan Antonio Tack y del General Omar Torrijos; ex Agente de Panamá ante la Corte Internacional de Justicia; Presidente Honorario y Encargado  del Centro de Estudios Estratégicos Asiáticos de Panamá (CEEAP).

4 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.36 ( 4 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El gobierno está como el que camina sobre terreno movedizo. Entre más camina más se hunde.

A propósito del proyecto de ley que reforma la ley 6 de 1997, del sector …

Deja una respuesta