Últimas Noticias...

LOS DIÁLOGOS SOCIALES Y LA DEMOCRACIA. 

Por Ramiro Guerra M.       

Julio de 2022.

 

Cierto que los diálogos son una herramienta fundamental de la democracia para encontrar soluciones a situaciones conflictivas socialmente y que deriven en acuerdos de consensos.

Sin embargo, hace tiempo externé la opinión de que me preocupaba que este instrumento de democracia, corría el riesgo de perder eficacia cuando el mismo, más que buscar respuestas y soluciones a conflictos, llevaba implícito el dilatar y darle larga a los problemas.

Hoy, el pueblo tiene la percepción de la poca pertinencia del diálogo y lo que prevalece es un ambiente de desconfianza, de falta de credibilidad en lo que haga o deje de hacer el poder político.

El gobierno subestimó lo que, en estos años señalé, en el sentido que no tenía una lectura objetiva de la realidad y que su capital social (legitimidad) transitaba hacia un severo y acelerado desgaste.

Nunca el gobierno aceptó que había algo que andaba mal en el método de gobernar; un distanciamiento total con sectores y fuerzas orgánicas de la sociedad. El ‘yo mando y decido’ como método, hasta cierto punto, nos ha conducido a la crisis de hoy.

Igual el modelo de economía.

En varios artículos sugería un cambio de rumbo y estrategia, siguiendo los análisis que ha venido realizando la CEPAL. Se perdió el rumbo y no comprendieron la diferencia entre crecimiento y desarrollo.

No entienden que hay un agotamiento de todo; es decir de la forma de conducir la economía y toda la cuestión institucional, que incluye y arrastra perversamente el flagelo de la mediación prebendal.

Lo anterior es la real matriz de la crisis de hoy. No busquemos la causa de la fiebre en las sábanas. Hay realidades, por más medidas de naturaleza asistencialista, éstas no resuelven el problema de la desigualdad social y lo más que pueden lograr es diferir en el tiempo la explosión.

Tanto escribí desde que este gobierno asumió el poder, en el sentido de que una buena gestión de gobernanza, estaba condicionada con el hecho de hacerse de una base y alianza socio popular. Este planteamiento cayó en saco roto.

Claro que la pandemia le planteó decisiones estratégicas en materia de salud, pero seguimos sin entender ese injustificable apoyo multimillonario a sectores del poder económico, precisamente a los que no los afectó la crisis, ni tampoco generaron un solo nuevo empleo.

¿Resultados?

Una economía sin la suficiente sinergia para salir del atolladero. Y, aun así, el gobierno excesivamente cede a las presiones del sector privado. Esa es la percepción, en base a los hechos que, tiene el pueblo y no hay posibilidad que revierta ese fenómeno.

Volvamos al diálogo. Se le pide a la iglesia católica y a su jefe que sirvan de mediadores. El pueblo no olvida. Este monseñor, fue un aliado del gobierno de Varela. ¿Por qué no se apeló a la universidad, a su rector, a la CEPAL etc.?

Pero bueno, hay que encontrar los caminos para, de verdad, hablar de paz social. En mi opinión el balón sigue en poder del gobierno.  Dios bendiga la patria.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: 4.65 ( 1 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Gobierno Cipayo o las manchas en el ropaje.

  Por: Carlos Ochoa E. Al actual gobierno se le puede poner cualquier calificativo y …

Deja una respuesta