Últimas Noticias...

Las pensiones y la batalla de las ideas

Juan Jované

 

Con el fin de asegurar su objetivo de generalizar el modelo de pensiones basado en las cuentas individuales y el manejo privado de los fondos de pensiones, el sector económicamente dominante ha venido intentado establecer su hegemonía ideológica sobre el tema de la seguridad social. Para esto buscan vender la idea de que su posición representa el interés general de la sociedad, siendo la única que el sentido común puede calificar como adecuada y viable.

En esta ruta recientemente, tal como se puede observar en un artículo publicado en el diario la Prensa bajo el título ¿Es solidario el IVM? el 3 de febrero de 2023?, se argumenta que el modelo de pensiones de beneficio definido, es decir el que conocemos como sistema solidario, en realidad no es solidario. Presentan como alternativa un modelo de tres pilares, de los cuales los dos fundamentales se basan en las cuentas individuales.

Los modelos de cuentas individuales, es decir de cotización definida, se caracterizan por el hecho de que los riesgos que enfrenta el asegurado se consideran estrictamente individuales, de manera que los mismos no se pueden afrontar por medio de la solidaridad entre los asegurados. Se trata de riesgos importantes.

Un ejemplo de esto es que cualquier baja en la cotización en los mercados financieros de los valores en que están invertidos los fondos de los asegurados, implicará una pérdida para los mismos. El siguiente ejemplo aportado por Isabel Ortiz nos da una idea de la magnitud de estas posibles pérdidas: “en Perú, durante la crisis financiera mundial 2008-2009, los activos de los fondos de pensiones se redujeron en un 50 por ciento o más, debido a que los administradores de cartera de las AFP habían invertido en instrumentos de alto riesgo, incluso superiores a los asumidos por los participantes en la bolsa peruana.”

También es conocido que las cuentas individuales generan pensiones de miseria. Un ejemplo de esto se encuentra en el monto de las pensiones de quienes cotizan en el sistema chileno de cuentas individuales. En este caso quienes cotizan entre 25 y 33 años reciben una pensión de apenas el 25.0% de sus últimos salarios si es hombre y de 19.0% si es mujer. Un mal negocio para los asegurados y un buen negocio para el capital financiero.

Los voceros del CONEP podrían alegar que ellos proponen un pilar de pensiones no contributivas para quienes no alcancen a pensionarse con las cuentas individuales. Se trata de una posición cínica, destinada a avanzar sus propios intereses.

Para comenzar se trata de una pensión con un monto prácticamente ridículo de B/ 125.0 a los 65 años, el que no se acerca ni remotamente al costo real de la canasta básica familiar completa. Peor aún, estas pensiones serían financiados con recursos del gobierno central en un país en que los empresarios se dan el lujo de mantener una evasión fiscal equivalente al 10.0% del Producto Interno Bruto, a la vez que evaden la entrega a la CSS de las cuotas de aproximadamente 27 de cada 100 trabajadores de sus empresas.  Proponen practicar lo que Stiglitz llama el socialismo de los ricos: quedarse con los beneficios y socializar los costos.

El sistema solidario se basa, por el contrario, en una cadena intergeneracional de solidaridad en la quienes están en condiciones de trabajadores activos son solidarios con los que ya no lo son, reconociendo que estos últimos fueron quienes desarrollaron las fuerzas productivas y las condiciones sociales, incluyendo la recuperación del Canal, que permiten los ingresos de los actuales asalariados. Es, entonces importante, enfrentar en la batalla de las ideas las posiciones y pretensiones de los sectores económicamente dominante.

9 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.12 ( 4 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Mucha especulación sobre el tema minero

Por: Ramón Sevillano Mientras no se derogue la ley de Moratoria Minera no se puede …

Deja una respuesta