Últimas Noticias...

Cerrar la mina no significa mantenerla produciendo

Recientemente ha aparecido toda una corriente que pretende que para cerrar la mina se debe dejar que la misma funcione para que la empresa pueda financiar el proceso. Se trata de un nuevo truco de la misma para tratar de seguir operando y manejando el supuesto proceso de cierre. Este artículo denuncia y crítica dicha propuesta.

Juan Jované

En nuestro ordenamiento jurídico patrio se establece que: El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.

Todos entendemos que el cierre de la mina es un proceso en el tiempo, sin embargo, lo que no es correcto es tratar de usar el plan de cierre de la mina y su financiamiento como excusa para mantenerla en funcionamiento y generar un menoscabo aún mayor a la nación.

Tal como hemos señalado en artículos previos, Minera Panamá S. A., las calificadoras, el gobierno de turno por la vía de la Superintendencia de Bancos y los sectores económicamente dominantes locales, han estado desarrollando una narrativa perversa, montada en medias verdades, mitos y simple mentiras, para tratar de atemorizar y convencer a la población que, el país no tiene futuro sin minería metálica a cielo abierto.

En la actualidad queda claro que todo este movimiento propagandístico, que busca mantener la operación de la explotación de cobre y reactivar el estilo de desarrollo extractivista minero, toma una formulación bizarra. Según ésta para cerrar la mina, la misma debe seguir en explotación.

Esta extraña estrategia fue esbozada públicamente por el propio Tristan Pascall, el ejecutivo principal de First Quantum Mineral Ltd. En efecto, en entrevista realizada por Flor Mizrachi, publicada en el diario la Prensa el 2 de diciembre de 2023, Pascall argumentaba que, para cerrar la mina, ésta debe mantenerse funcionando a fin de lograr los fondos para su cierre. Según el mismo, además, se debería seguir explotando el mineral para tapar, física y financieramente, los huecos previos.

Se trata de una falsa salida que genera una espiral viciosa y creciente de impactos ambientales, ya que el mantenimiento de la explotación generaría más contaminación ambiental, más pérdida de biodiversidad, nuevos problemas de morbilidad y mortalidad, etcétera. Se trata de un ciclo en el que para usar las palabras de Sr. Pascall abre un hueco cada vez mayor.

La propuesta de FQ busca asegurar varios objetivos para esa empresa. En primer lugar, deshacerse de la obligación inmediata de financiar el cierre de la mina, por haberla explotada sin ninguna base legal. En segundo lugar, seguir obteniendo ganancias y rentas por la explotación. En tercer lugar, mantener su posición como oferente de cobre en el mercado internacional. No es casual, entonces, que el 11 de diciembre Minera Panamá S. A. en un comunicado se proponga a sí misma como la opción óptima para gestionar el falso cierre, haciendo referencia a sus “conocimientos y experiencias”.

Es importante destacar que, aunque solapadamente, la propuesta de FQ cuenta con el beneplácito de los sectores económicamente dominantes locales. Es bueno recordar que, en una publicación de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá del 3 de diciembre del presente, es decir luego del fallo de la Corte Suprema y de la Ley de Moratoria, se insistía en la necesidad de “abordar el futuro de la actividad minera”.  También conviene recordar que el Consejo Nacional de la Empresa Privada, en un comunicado emitido el 27 de octubre de 2023, proponía que “se debe discutir un nuevo código minero y paralelamente abrir un debate sobre el futuro de la minería en nuestro país”.

Lo cierto es que la población panameña habló con claridad, escogiendo un futuro sin minería a cielo abierto. No seguir este camino es traicionar la voluntad nacional. Por esto es que también es necesario observar algunas posiciones de quienes, supuestamente desde una posición “progresista”, proponen soluciones como la nacionalización de la mina o establecerla como una empresa mixta que evolucione hacia la nacionalización.

En este caso existen un problema clave. El propio proceso de trabajo de la minería a cielo abierto implica una forma de relación con la naturaleza que implica lo que se conoce como una ruptura metabólica, la que genera graves impactos ambientales, que afectan tanto a la población humana como a la biodiversidad. Se seguiría afectando al Corredor Biológico Mesoamericano. Se estaría siguiendo el estilo de desarrollo extractivista – minero con todas sus implicaciones y costos no reversibles para la juventud y las futuras generaciones.

Panamá, como se ha demostrado en artículos anteriores, tiene un brillante futuro sin minería a cielo abierto. La idea correcta es que Panamá Vale Más Sin Minería.

18 de diciembre de 2023

4 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.98 ( 7 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Zapatero, a sus zapatos.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego   La ciudad capital esta colapsada por la basura, en …

Deja una respuesta