Últimas Noticias...

Cuando la Justicia está al servicio de la Política

Editorial

La discusión en la Asamblea Nacional de Diputados de un proyecto de Ley impulsado por Mari Carmen Aponte, embajadora de EE.UU. en Panamá. por intermedio del ministro complaciente, Juan Manuel Pino, sobre Extinción de Dominio, lleva intrínseca la preocupación del uso que, en nuestro patio pudiera hacerse de esa Ley como un instrumento político de interferencia contra posibles adversarios o enemigos políticos en los procesos electorales internos o simplemente para eliminar a competidores en el plano económico como ocurrió contra los Waked, impulsados por su competidor Motta y respaldados por el gobierno de Juan Carlos Varela, hecho del cual, hoy somos objeto de una demanda al Estado multimillonaria.

Las versiones conocidas u originales del proyecto de Ley de marras, lo dejaban muy claro, dado el manejo de las investigaciones a cargo de un Ministerio Público con una gran influencia por parte del Ejecutivo y más aún, cuando se mantiene en el interinato a dichos funcionarios.

El Órgano Judicial por su parte, adolece de una plena independencia en virtud del método de su nombramiento y ratificación por El Ejecutivo y El Legislativo y además, una vez instalados, mantienen a los operadores de justicia subalternos en el interinato permanente y luego con seguridad procederán a estructurar a los jueces y magistrados inferiores, aprovechando la carrera judicial para colocar en puestos claves y a disposición para conocer de las causas penales o civiles, no por sus competencia y probidad, sino por su subordinación y obediencia de esos subalternos que, con seguridad van a atender los recursos que se interpondrán contra funcionarios de esta o cualquier otra administración a la que le deben el favor de su designación. En otras palabras, la justicia al servicio de la política, solo tiene una forma de ser nombrada, impunidad.

En los propios EE.UU. se está viendo que el fiscal de Manhattan, Alvin Brag elegido de a dedo, y haciéndole el trabajo sucio a George Soros y a Joe Biden, pretenden eliminar al principal contrincante de la próxima campaña, a Donald Trump, En lugar de detener la ola de delincuencia sin precedentes que se está apoderando de la ciudad de Nueva York, se presta para esta jugarreta, Igual que el ministro Pino acá en Panamá, que debe centrarse en combatir el incremento de los niveles de violencia que él insiste en invisibilizar y desconocer.

Así entonces, nuestra reticencia del uso político de la pretendida Ley de Extinción de Dominio, no se basa en teorías aéreas, sino en hechos, incluso muy recientes, como el día de ayer, en el propio Nueva York, capital comercial de la señora entrometida que, impulsa personalmente este proyecto en la Asamblea panameña.

La falta de justicia es la causa inequívoca por la que vivimos con los altos niveles de violencia, que generan angustia y falta de paz y sosiego, eso que tanto añoramos para podernos adentrarnos a lograr el desarrollo económico y social para todos los panameños.

¡Así de sencilla es la cosa!

4 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 2.54 ( 4 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Jesucristo está vivo, entre nosotros!

Editorial   Un día como hoy, hace 2024 años atrás, Un justo, el único justo …

Deja una respuesta