Últimas Noticias...

Cariños verdaderos que a veces matan.|

REFLEXIONES:


Por. Gonzalo Delgado Quintero

A mis queridos lectores. ¿A veces no han sentido que las personas más allegadas, tu círculo cariñoso, los más cercanos; tu esposo, esposa, madre, padre, hijos, primos, amigos, conocidos y demás, son los primeros en decirte que no puedes hacer esto o aquello porque según ellos, no tienes las capacidades?.

He llegado a la conclusión de que la negativa de ese amigo o pariente cercano, más bien se debe a que las personas regularmente analizan a los demás a partir de sus propias limitaciones mentales. La mayoría de la gente observa el mundo desde su particular introyección y regularmente, no hace empatía debido a que por lo general las personas de ese círculo inmediato creen conocerte a ti, a veces más de lo que uno se conoce así mismo.

En este punto se produce un primer choque. El 99 por ciento de las veces sales enfadado. Regularmente dices que no te están entendiendo sobre algo de tanta importancia. Que los demás no están a la altura de tus circunstancias. Dices muchas veces que, para qué tener esa clase de amigos, si te sacan la tabla en el preciso momento que los necesitas. Suceden en tales ocasiones, incluso, las rupturas de amistades y hasta los divorcios.

Pero lo peor es cuando alguien muy, pero muy cercano a ti, te llega a decir: hasta cuando con eso, siempre andas inventando, siempre te metes y nunca terminas, nunca te ponen cuidado, no te toman en cuenta porque no eres consistente para poder terminar lo que inicias.  Además te dicen que eso es para gente que verdaderamente puede hacer ese tipo de proyectos. Y precisamente, esa persona importante para ti, resulta que es la primera que te descalifica. Incluso sin que sea su intención casi que te va desmontando de la cabalgadura de tus ilusiones y allí, en ese preciso instante, es cuando tu fortaleza debe aflorar, porque de alguna forma, lo que haces tú al hablarle de tus proyectos a esa persona de confianza, también es buscar cierta aprobación, la empatía del amigo, del familiar o de esa persona que por sus conocimientos, confías de antemano,  en que puede darte el espaldarazo que buscas.

La verdad es que algunos de esos allegados, con sus argumentos, te ponen en un dilema que, en no pocas ocasiones, provocan tu dimisión en el proyecto que tienes. Pero llegado ese momento, la decisión es tuya y de nadie más.

Aquí habría que decir que todo es absolutamente de cíclica transmisión generacional.  Tus abuelos le dijeron a tus padres, quienes a su vez te dijeron a ti y luego, haces lo mismo con tus hijos y nietos y lo peor es que el sistema educativo, social, cultural, religioso, económico etc.,  también, hace lo mismo, sobre lo mismo, y lo trágico es que coincide con las taras de arrastres históricos que traemos.

Regularmente nos enseñan muchas veces en el hogar y en el entorno social, siempre, a depender de alguien o de algo, incluso de lo abstracto, para obtener los beneficios de la vida. Algo así como, prepárese bien para que sea un buen trabajador, eficiente, sumiso y más que leal, fiel a su patrón. Casi nadie te dice, ni familiares, ni amigos, a menos que seas hijo de un empresario y a veces ni ellos, que debes estudiar para ser un emprendedor. No, eso casi nunca te lo van a decir.

Otro aspecto es que la mayoría amarra el éxito con el hecho de tener dinero. No lo niego, el dinero ayuda, sobre todo, en un sistema como el que vivimos; pero aún aquí, el dinero no debe ser nuestro objetivo, debe ser más bien una herramienta de las tantas, que nos debe llevar a cumplir nuestros sueños, deseos y anhelos.

Cuántas veces no he conversado con personas que me dicen: desde muy pequeño, yo quise ser tal o cual profesión u oficio y alguien influyó para que no hiciera lo que deseaba. Muchos amigos, por ejemplo, me han dicho que siempre quisieron ser bomberos y en sus vidas jamás se dieron la oportunidad siquiera de regar un jardín, menos atizar un fuego o apagar algo.

Otros, por ejemplo, no querían ser médicos y aún así, fueron prácticamente obligados a estudiar medicina, una profesión muy sacrificada, para la cual hay que tener mucha vocación. Conozco otros que deseaban aprender música, ser cantantes como mi amigo Kike, él se sabe todas las canciones, al menos las de salsa que de por sí son una infinidad de canciones.

Y hablando de canciones, un conocido amigo machista le pasó algo parecido a lo que describe una pieza musical  de Willie Colón: “Simón, Simón, el Gran Varón”. Un día mi amigo le dijo a su hijo que debía decidirse y estudiar una carrera profesional. Resulta que su hijo ya crecidito se le acercó y le dijo que quería ser estilista, el padre machista, le contestó con un rotundo no. Eso es para maricones, dijo, y que pensara en otra cosa. Bueno, el hijo se fue, pero días después regresó y le comunicó nuevamente a su padre que finalmente se matricularía en la universidad en diseños interiores. El padre le dijo lo mismo y que para tal carrera, no lo iba a apoyar. Al final, el muchacho creció, es adulto, no sabe hacer nada y es maricón.

Si tienes un deseo, una oportunidad, una intención, la que sea para superarte, ve detrás de ese sueño. No dejes que nadie te detenga y que más bien, demuéstrale a todos aquellos que decían que tus deseos eran imposibles, que si se pudo y que queden sorprendidos. Siempre recuerda que cada quien ve a los demás a partir de lo que ellos son. Con el lente de sus limitaciones. Por ello, cuando vayas a preguntarle a una persona sobre cualquier proyecto o idea que tengas, consúltala a la persona correcta que puede ser familiar, amigo, conocido e incluso, un desconocido.

Pero también debes tener presente que las críticas o la descalificación de esa persona de tu círculo cercano, por lo regular, no guarda mala intención. Es que ellos creen que te protegen y eso está bien hasta cierto punto. Al final, esas mismas personas, cuando logras tus cometidos, son en realidad tu apoyo más consecuente e incondicional. Mantenlos eso sí, en lo posible y necesario, informados de lo que haces y al final, se convencerán y te estimarán aún más y con gran respeto.

El autor es periodista y escritor.

0 No hay Likes:(

Califica el Post...

User Rating: 4.61 ( 8 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

La máxima Kantiana heredera del pensamiento y filosofía cristiana.   

Por Ramiro Guerra M.     Abogado y cientista político social.      Hay quienes gozan del mal ajeno …

Deja una respuesta