Últimas Noticias...

Majestuoso despojo a nuestro patrimonio económico y mancilla a nuestra Dignidad Nacional.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

 

El destacado economista panameño, Felipe Argote, ha informado a través de un tweet, que la empresa minera, ha declarado utilidades, a las que las autoridades panameñas no tienen acceso, por lo cual declaran lo que a ellos les parece, por un total de 3,542 millones de dólares americanos, como ganancia neta de la operación minera en la mina de Donoso, Panamá que, en los últimos dos años (2021, 2022), ha sacado tanto Oro como Cobre, sin contrato alguno, es decir, ilegalmente y que, distribuirá beneficios entre los accionistas y a Panamá no le toca ni impuestos sobre la ganancia ni acceso a participación justa alguna.

Señala el economista Argote que, de esa forma en que despoja la empresa a Panamá, de suspropios bienes, y ni siquiera paga impuestos, no es la manera de convocar a empresas a invertir a Panamá, a cuento de ser un país que desarrolla políticas de atracción de inversiones que no pagan impuestos ni comparten sus ganancias con el titular de los bienes que están exportando quién sabe qué real cantidad, porque el Estado Panameño, no tiene acceso a determinar cantidades, porque la empresa Minera, Cobre Panamá, no se lo permite, aunque parezca inverosímil.

La ganancias netas reales de esta empresa en Panamá, en los últimos cinco años y medio, en que no existe contrato o Ley alguna que regule y sirva de fundamento jurídico a la extracción y comercialización de la Empresa FQM, asciende a 12,386.00 millones de dólares, periodo en que, la república de Panamá no ha recibido ni utilidades ni algún impuesto, con el agravante de que toda la actividad se ha realizado ilegalmente, por lo cual no existe ningún fundamento de derecho para que la empresa se pueda quedar con los minerales extraídos y sus ganancias.

El gobierno nacional pretende pasar por la aprobación de la Asamblea Nacional, un contrato absolutamente leonino, antinacional, que crea una Zona Minera, que enajena cientos de miles de hectáreas, crea un pequeño Estado dentro del nuestro, en el que no podemos ejercer dominio ni jurisdicción, donde todas las ilegalidades actuales se pueden convalidar y generar una grave afectación a nuestra soberanía nacional, al ambiente y un majestuoso despojo a nuestro patrimonio económico.

En los últimos estudios de opinión y muy a pesar de los grandes presupuestos de publicidad en que incurre la empresa FQM – Cobre Panamá, la amplia mayoría de la población panameña rechaza el pretendido contrato en razón de que, el mismo, afecta y lesiona gravemente la dignidad y la soberanía nacional.

Cada vez gana más terreno la corriente que en razón de los riesgos y el daño que causa la minería a cielo abierto, prefieren dejar los minerales allí, en el subsuelo hasta tanto se resuelva y aplique una tecnología que, no atente contra el medio ambiente y el Estado panameño sea quien propiamente explote para el beneficio de todos ese recurso o de otra forma, sea resarcido en una justa participación, porque es el pueblo panameño el dueño de esos bienes según lo establece nuestra Constitución política vigente.

Una empresa delincuente, no es precisamente la que Panamá debe buscar como socio, en el ánimo de llevar adelante un proyecto tan importante para el país, y menos cuando ahora el pretendido contrato, le otorga 40 años de existencia a dicho instrumento jurídico, lo cual sería un sinónimo de lo que Torrijos y los patriotas panameños llamaron “Perpetuidad”, cuando se referían al Tratado Hay Buneau Varilla de 1903, que ningún panameño firmó y el Tratado Johnson Robles de 1967, que otorgaban derechos en la Zona del Canal a EE.UU. hasta el año 2067 y que fue rechazado por Torrijos de plano, por Inadmisible desde todo punto de vista, pero ahora revivimos la entrega de nuestra soberanía por 40 años, más allá de la existencia de los que ahora participan de tales graves y funestas decisiones.

El gobierno Nacional, los que han estado a cargo detrás de tales negociaciones, ha actuado con un pragmatismo y entreguismo inaudito que, no conoce de dignidad nacional, ni de moral. Como en los tiempos de Jesucristo, hay Judas traidores por 30 monedas y también hay diputados y otros personeros, esperando que les toque de la alforja pecaminosa que, la empresa ofrece a los que traicionan a su patria.

¡Por un país decente y una patria para todos!

¡Así de sencilla es la cosa!

11 Hay varios Likes:) Gracias...

califica

User Rating: 3.78 ( 6 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Zapatero, a sus zapatos.

Por: José Dídimo Escobar Samaniego   La ciudad capital esta colapsada por la basura, en …

Deja una respuesta