Últimas Noticias...

Que no nos encuentre la historia, durmiendo.

¡Despertando!

Por: José Dídimo Escobar Samaniego

Uno de los efectos de la inoculación de la corrupción en nuestras sociedades, ha sido el adormecimiento, el atontamiento a través de los medios que; debieron formar valores, pero que no lo han hecho, sino que sostenidamente se dedicaron con especial cuidado a reproducir artificiosamente, desvalores que han terminado con un escaso suministro de sangre de principios al área afectada, especialmente todo lo que se ha hecho para desmovilizar y aquietar a nuestra juventud.

Pero muy a pesar de los planes y el deseo de los perversos, desde muy adentro del alma de nuestro pueblo, empieza a emerger una luz que empieza a crecer y sin duda alumbrará todas las cosas que aún andan a oscuras.

Tenemos que incorporarnos a la lucha social y popular, por ejemplo, donde cientos de miles de personas en la ciudad capital y en las cabeceras de provincias, marcharon con una actitud de compromiso contra la corrupción y enfrentar todos los esfuerzos para eludir a la justicia o hacerla ilusoria a través de mecanismos que les garantizan a los bribones; impunidad.

Afortunadamente, la gente está saliendo del letargo, del entumecimiento y del sopor. Y aunque todo el sistema esté contaminado y haya favorecido la quietud y la anestesia, mayor es el Espíritu de vida, de decoro, dignidad y decencia.

El amor a nuestro pueblo, a nuestros hijos y nietos, es suficiente combustible para que no se duerma en nuestras manos, el sueño de una sociedad decente, que debemos legar a nuestra descendencia, rescatando a la familia de quienes quieren rematarla imponiendo a nuestra sociedad la sodomía y la depravación como virtud.

¡Así de sencilla es la cosa!

4 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: 4.63 ( 2 votes)
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

El fin de la soledad

De mi libro de cuentos “Entre la calle y el monte”, del cual ya no …

Deja una respuesta