Últimas Noticias...

Análisis Marginal.|


Por: Gonzalo Delgado Quintero

 

Desaparecido Omar Torrijos Herrera, sectores norteamericanos y la ultraderecha panameña apátridas sobre todo la retornada en 1979, promovieron la destorrijización y privatización de empresas estatales, que se intensificó con la invasión estadounidense contra Panamá en 1989.

Se excluyó al pueblo y se volvió al clientelismo electoralista, a la corrupción rampante y a la evidente intromisión de la narco-política que ha degenerado en una seudo democracia representativa, profundizando las inequidades configuradas en un casi inexistente desarrollo social a pesar del crecimiento económico, que solo satisface la glotonería de los más ricos.

Esos alarmantes problemas sociales, agudizados por la pandemia de la Covid 19, mantiene al país en una crisis asfixiante, evidenciada en el desempleo, el resquebrajamiento social  a través de la desintegración familiar, la inseguridad, el alto índice delincuencial y de criminalidad.

Reconocemos que aunque los partidos políticos legalmente constituidos, los movimientos en formación e independientes, los colectivos en la alianza gubernamental y los de oposición, los movimientos sociales de los sectores populares, los gremios, sindicatos, sociedad civil y demás, están inmersos en una serie de contradicciones; no obstante, es preciso reconocer que son estas estructuras las que pueden encaminar un cambio concreto en la actual coyuntura.

Pero, ante esta realidad, nos preguntamos: ¿Existe la disposición y las condiciones para lograr un verdadero cambio profundo que beneficie a los amplios sectores populares del país? Y ¿Quién está en la posibilidad real y objetiva de llevar a cabo ese cambio radical? ¿O si en verdad existe un liderazgo que pueda dirigir el país que estamos necesitando? Yo creo que no.

Hay un total agotamiento de las estructuras del Estado Panameño, incluso, sin rumbo en decisiones que muchas veces son tomadas de manera improvisada. Una situación negativa que es multifactorial  y peligrosa.  Una circunstancia perjudicial y desventajosa para los sectores sociales y para el pueblo en general, atomizado por las fuerzas reaccionarias de la extrema derecha, dueños de grandes capitales y de los medios de comunicación. Un grupo reaccionario que habla de anticorrupción, pero con un discurso demagógico y encubridor que, en el fondo es contrario a los necesarios y profundos cambios estructurales y sociales. En fin se necesita una total transformación. ¿Quién dará el primer paso?

El autor es periodista, analista y escritor.

5 Hay varios Likes:) Gracias...

Califica el Post...

User Rating: Be the first one !
Compartir

Sobre El Periódico

El Periódico de Panamá. Revista de Análisis, Político, Económico, Social y Cultural.

Ver Artículo

Los puntos de ejes para la configuración de estado de equilibrio social.|

Por: Ramiro Guerra M. Abogado y Cientista Político. El centralismo no democrático, no favorece la …

Deja una respuesta